Cuéntame

Por Marisol Pérez Servín

"Lo que me ha llevado a continuar en esta aventura y a que siga esforzándome día a día, es pensar que la tecnología pueda mejorar y con ello, la calidad de vida de las personas de una manera digna y feliz"

 

Oscar Rojas de Anda, egresado de la Universidad De La Salle Bajío de Ingeniería en Computación y Sistemas, es un joven inquieto, con mucha claridad sobre lo que quiere en la vida y dispuesto a seguir tomando las oportunidades que se le presenten. Con una plática muy amena y relajada, nos comparte quién es él.

 

Oscar, platícanos un poco sobre tu trayectoria laboral.

He estado en muchos lugares. Yo soy de León y ahí estudié hasta la Universidad. Mi primer trabajo fue en el Banco del Bajío, en el área de sistemas, donde colaboré alrededor de un año. Sin embargo, siempre tuve la inquietud de ver más allá, qué había afuera de León, qué más podría aprender. Y salió la oportunidad de irme a Monterrey en Definity First que es una consultora de software que maquila para Estados Unidos y Canadá, por medio de consultores mexicanos, ahí estuve casi dos años. Este trabajo me permitió tratar con clientes de Estados Unidos.

De ahí, me fui a Guadalajara alrededor de 6 meses en HCL Technologies, empresa multinacional de India, donde el mayor reto fue el proceso de adaptación con los clientes estadounidenses: entender la forma en que estructuran su trabajo, la manera de planear los proyectos y el diseño de software.

De Guadalajara salió la oportunidad de mudarme a Phoenix, Arizona, para liderar una cuenta de un cliente de aquel país, así como la coordinación de los recursos para dicho proyecto. El aprendizaje fue mucho, sobre todo en la parte técnica y en lo relacionado con el account managment, donde duré dos años.

Posteriormente me mudé a California, ya como Senior Software Engineer en la empresa Politica Data, mi función era mejorar los sistemas de política y proyectos que manejaba esa empresa.

Tuve la oportunidad de trabajar para la campaña de Donald Trump y Hillary Clinton. A la postre, se cerró ese ciclo y regresé a Arizona a laborar en la empresa Isagenix International, que es un e-commerce de productos relacionados con la salud y para la gente que hace ejercicio, deportistas, atletas. Ahí fue la primera vez que el e-commerce se manejaba a nivel mundial, la infraestructura se tenía a nivel de 17 países con presencia en Europa, Asia, Oceanía, África y América.

Y de ahí me salió la oportunidad de irme a trabajar a Microsoft, que es donde me encuentro actualmente.

 

Cuéntanos un poco más sobre la experiencia de trabajar en Microsoft.

Mi puesto es Software Engineer Manager, tengo la oportunidad de liderar un equipo de ingeniería que está en el área de business development para X-Box, y es otro mundo.

El alcance tecnológico que maneja este tipo de proyectos impresionante. Se tiene que pensar que el producto lo utilizan 800 millones de personas en el mundo. Es un trabajo sumamente divertido y a la vez complicado entender todo el background de la empresa. Pero es algo que estoy disfrutando mucho.

 

¿Cómo llega esta oportunidad que es el sueño de muchos estudiantes?

Es interesante verlo desde la perspectiva de un estudiante. Cuando yo cursaba la Universidad, estaba en crecimiento Facebook, Amazon, pero ya estaba Microsoft, IBM, Hp, Google, todas estas empresas que por ser tecnológicas son muy llamativas y yo siempre tuve la inquietud de colaborar ahí.

No ha sido fácil, pero las oportunidades se buscan y las puertas las abre uno, pero, obviamente, tiene mucho que ver el desempeño en tu trabajo. Y también tienen que ver la parte de visión y aventura de la persona, el siempre tener una meta.

En este caso, mi meta era poder trabajar en alguna empresa de impacto mundial donde el proyecto alcanzara a millones de personas. Siendo sinceros no es tan fácil dejar tu país, dejar tu núcleo familiar.

 

¿Cómo es tu equipo de trabajo?

Mi equipo de trabajo es multicultural: tengo una persona de Vietnam, una persona de Ucrania, tres personas de India, otro mexicano, hay personas de Polonia y, por supuesto, estadounidenses… Es una mezcla de nacionalidades muy interesante.

Siempre es fascinante platicar con ellos sobre su cultura, su comida, su religión y el enriquecimiento que me da el conocer las 12 nacionalidades que conforman a mi equipo es maravilloso.

Desgraciadamente, no hay tantos mexicanos como nos gustaría, pero la empresa (Microsoft) está buscando que sea más multicultural. Por ejemplo, en X-Box, parece que solo hay 6 % de mexicanos.

 

¿Cómo logras conectar, liderar y motivar a un equipo tan plural?

Es un reto. En mi equipo de trabajo hay refugiados de guerra, que llegaron hacen 30 años, o mujeres que han sido maltratadas en sus países extremistas y que han buscado asilo. Y aparte de todo lo vivido en su lugar de origen, llegan a un país en el que se tienen que adaptar. Ese contexto ha servido para ayudar a mi equipo a trabajar con sinergia, más allá de raza o género.

 

Cuando llegaste a Microsoft, ¿qué fue lo que más te sorprendió?

A pesar de que uno sabe que es una empresa a nivel mundial, el estar ahí te permite entender el alcance que tiene. El nivel de conocimiento que tienen las personas es impresionante, Microsoft tiene talento humano para desbordar. No se limita en cuanto a la atracción de personas valiosas, así que el intelecto y la capacidad que tienen los colaboradores es increíble.

En segundo lugar, el hecho de que siempre hay algo que puedas aportar o mejorar, aun cuando se podría pensar que ya todo está hecho. Finalmente, todo aquello que necesitas aprender para poder desempeñar tus funciones, necesitas un proceso de adaptación de minino de 6 meses para que digas “creo que ya entiendo cuál es el concepto de la división” En mi caso es la de business develoment dentro de X-Box.

 

¿Cómo es trabajar dentro de X-Box? Pensando que es una industria, como bien lo comentabas, usada por millones de personas en el mundo. Es decir, estás viviendo el sueño de muchísima gente porque no solo laboras en Microsoft, sino que además estás en X-Box.

Fíjate que es muy divertido. Tengo muchos amigos que me preguntan qué es lo que viene para la nueva consola, qué va a pasar con este juego; sin embargo, toda esta información es confidencial. No puedo hablar nada al respecto y a veces veo la frustración de mi círculo: “Ándale, ya dime”, pero, obviamente, no se puede.

Yo nunca he sido un gamer de corazón, aunque por gustarme la parte de la tecnología y la innovación, yo estaba inmerso en la parte de los videojuegos, los jugaba y les dedicaba tiempo, pero realmente nunca me quedé con la idea de que era un gamer de corazón.

Sin embargo, cuando llego a X-Box conozco mucho más el mundo de los gamers y de los videojuegos, los jugadores son gente muy leal. Es maravilloso ver cómo X-Box ha podido llegar a personas con discapacidad, niños con problemas en sistema motriz; por ejemplo, que no pueden usar sus manos y pueden usar sus pies con controles de adaptabilidad.

Toda esa felicidad que dan los videojuegos, las expectativas que se generan cuando viene un nuevo juego, lo disfruto mucho, porque soy parte de este granito que ayuda a que las personas pasen un rato ameno. El poder analizar la manera o las razones por las que juegan, nos ayuda a adaptar nuestros videojuegos a sus necesidades. Sin lugar a dudas, cuando ves todo eso, te queda la satisfacción de que estás haciendo algo bien.

 

Oscar, por favor, dime, ¿en tu casa tienes un X-Box?

Claro, tengo varios (risas).

 

¿Cuál es tu proyección? ¿Tu plan de vida y carrera? ¿Nos lo podrías compartir?

Creo que he cambiado de planes, aunque la meta sigue siendo la misma que es trascender y que mi trabajo me haga sentir orgulloso. Eso me llena de valores, como persona y como profesional. Mientras eso se siga cumpliendo, yo voy a seguir enfocando mi esfuerzo en ello.

En cuanto a mi plan a futuro, he llegado a esa parte donde me siento cómodo, tranquilo y estable con lo que estoy haciendo, así que creo que puede decir que en los próximos años me sigo viendo en Microsoft.

Sin embargo, a futuro uno siempre piensa en tener algo suyo, en donde se pueda aplicar todo el conocimiento, donde puedas mejorar cualquier producto o servicio que sea muy tuyo o que sea una idea que te llene y te apasione.

 

¿Qué te brindó la Universidad De La Salle Bajío para que el día de hoy puedas sentirte realizado, tanto de manera personal como profesional?

Cada vez que hablo de mi Universidad, lo hago con mucha felicidad, porque, además de que toda mi vida he sido lasallista, me es muy grato poder hablar de ella porque tiene personas muy humanas, con mucho conocimiento que te dan las herramientas para que al salir puedas dar batalla, sin necesidad de un arma, simplemente con todo lo que aportan.

Los docentes siempre estaban dispuestos a dar y a compartir. Su conocimiento era muy bueno. El poder platicar con ellos y saber que existen demasiadas oportunidades afuera y que hay que saber tomarlas y afrontarlas. Eso es a lo que en un plano personal, siempre te alentaban.

Cuando yo recuerdo la Universidad De La Salle me sale una sonrisa y valoro mucho lo que me dieron. No me queda más que darles las gracias por haber sido tan humanos y por habernos brindado todo el conocimiento.

A los estudiantes de hoy les puedo decir que lo aprovechen. Hay que saber tomar lo mejor y poder adaptarlo a su vida profesional. Aprovechen cada momento que tienen.

 

Esta aventura, como tú la llamas, y que creo es la palabra perfecta, porque toda esta travesía está enmarcada por ella, implicó también dejar de lado muchas cosas, ¿cómo ha sido?

Es cierto, porque renuncias a mucha cosas, sobre todo, momentos con tu familia y amigos, que sabes que no los verás tan seguido y te estás perdiendo de esos espacios de convivencia.

Creo que tu carácter tiene que ser fuerte para poder afrontarlo. Y tener en cuenta que la vida sigue pasando y que llegará un momento en el que tus seres queridos se van a ir, y tú “desaprovechaste”, si puedo llamarlo así, ese tiempo de convivir con ellos. En algún momento, sí te lo cuestionas, lo piensas y reflexionas; sin embargo, sabes que es una decisión propia, que nadie te obligó.

Son decisiones que se toman y que tal vez implique alejarse de los papás, de los amigos, de la familia, de la pareja.

 

¿A quién admiras y por qué?

Admiro a deportistas como Messi o Rafael Nadal, tal vez la gente piensa que su vida es sencilla, pero han tenido que renunciar a mucho.

En lo referente a la tecnología, Bill Gates y Steve Jobs, me parecen que han sido unos genios. Admiro el esfuerzo y la ambición para conseguir los logros que conocemos.

En la actualidad admiro a Elon Musk porque no tiene miedo a hacer las cosas, no tiene miedo al fracaso. Y mexicano, yo admiro a Miguel de Icaza, a pesar de las adversidades que ha tenido con Mono por Android o Mono por iOS mantuvo sus convicciones y su instinto de que era algo grande lo que se estaba haciendo.