Estrategias de formación en TIC para el docente 2.0

 

Descargar artículo

 

Por M.I. & M.A. Jesús Arturo Suástegui Rodríguez

Resumen

La formación docente es un tema multifactorial que, además de considerar que el maestro en muchos casos no posee formación pedagógica de origen, retoma ahora el reto de revolucionar la forma de planear, implementar y evaluar el proceso de aprendizaje mediante el uso de las Tecnologías de Información y Comunicaciones (TIC). Para este reto, se debe abordar una aproximación reflexiva y articulada que tome en cuenta el contexto, donde coexisten generaciones nativas y migrantes digitales y, en el cual, el aprendizaje se ha convertido en una actividad al alcance de todos. La práctica educativa requiere integrar no solamente los recursos y medios tecnológicos, sino una nueva forma de mirar el quehacer educativo. Es por ello, que la Universidad De La Salle Bajío dentro de su Programa de Formación Docente, ha implementado una estrategia articulada de Formación en TIC, que se alinea con la Filosofía Institucional y con su Modelo Educativo, y que a 4 años de su implementación, ha logrado avances significativos en la formación docente en esta área.

Palabras clave

Formación docente, práctica educativa, tecnología, educación.

Introducción

La formación docente es un tema complejo que pone en la mesa cada vez más retos y dilemas por resolver, lo cual es natural por la inercia que ejerce la dinámica de la actual sociedad de la información y del conocimiento (Didrikson, 2007. Citado por Suástegui & Gómez, 2016), la cual impacta en el sector educativo y, a su vez, él en ella de manera dialéctica.

La formación docente, que no puede dejar de considerar este contexto, debe tener presente, ya no solo la complejidad que implica el ejercicio pedagógico de la docencia, sobretodo en un nivel donde los maestros no tienen dicha formación de origen, pues en la Educación Universitaria, es en el ejercicio docente que el profesionista o especialista de un campo de conocimiento se va formando para tal tarea; sino también, la manera en que los recursos de aprendizaje revolucionan, no solo en sus procesos, sino la mente misma del que aprende.

En esta circunstancia, el docente ya no es la fuente del saber, pues la posibilidad de generar conocimiento de forma colectiva, la cultura “open access” y la sociedad en red, abren y potencializan los agentes, las interacciones, los contenidos y los medios de aprendizaje. Sin embargo, el esquema universitario, de manera general, no avanza al ritmo de estos cambios y se encuentra diseñando aún estrategias para introducir las TIC a la labor docente, cuando los estudiantes aprenden con ellas todos los días, con, sin y a pesar del contexto escolar.

Es por ello que desde el año 2012, la Universidad De La Salle Bajío se ha preocupado por desarrollar estrategias que permitan al docente adquirir las competencias mínimas necesarias en el uso de las TIC, con la intención de que puedan ser aprovechadas en su función pedagógica en el aula.

La formación docente y las estrategias en TIC

La educación formal, en general, y la educación superior, en particular, tienden a enfrentar una crisis frente a alternativas de conocimiento libre que están desarrollándose bajo los efectos de la sociedad en red. No necesariamente por una suplantación total de esta, como pronostican algunos, sino porque las estructuras de la Universidad están siendo cuestionadas respecto a la gama de necesidades y modalidades de formación que hoy día existen.

Por tanto, resulta incuestionable plantear la urgencia de abordar el problema y proponer caminos que ayuden a transformar el sistema educativo de formación superior y potenciar sus limitaciones.

Las TIC se erigen como parte de la solución en el diseño de estrategias que acojan los valores de la cultura digital, que incluyen la transparencia, la horizontalidad, la sostenibilidad, la identidad y la colaboración. Uno de estos desafíos lo constituye la Alfabetización Digital, el cual deberá ser afrontado en el corto plazo (1 a 2 años), de acuerdo a una serie de temas clave que han sido cuidadosamente seleccionados por un panel de expertos en Educación Superior del NMC Horizon Report (2016).

Con la proliferación de Internet, de los dispositivos móviles y otras tecnologías que son ahora ubicuos en la educación, la visión tradicional de la alfabetización como la capacidad de leer y escribir se ha extendido para incluir la comprensión de las herramientas digitales y la información. Esta nueva categoría de competencia afecta la manera en que las instituciones educativas abordan los problemas de alfabetización en sus objetivos curriculares y programas de formación y desarrollo docente.

La falta de consenso sobre lo que abarca la alfabetización digital está impidiendo a muchas instituciones formular políticas y programas que aborden este desafío de forma adecuada. Los debates entre educadores han incluido la idea de la alfabetización digital como posibilidad de competir con una gama de herramientas digitales con diversos objetivos educativos, o como un indicador para tener la capacidad de evaluar críticamente los recursos disponibles en la Web (Univeristy of Illinois at Urbana-Champaign, 2008. Citado por Suástegui & Gómez, 2016).

Sin embargo, ambas definiciones son amplias y ambiguas. Agravando este problema, se encuentra la noción de que la alfabetización digital abarca habilidades que difieren para docentes y estudiantes, ya que la enseñanza de la tecnología es intrínsecamente diferente del aprendizaje con ella. Así pues, apoyar la alfabetización digital requiere políticas que afronten la formación en fluidez digital para el profesorado, junto con los estudiantes a los que enseñan.

La comprensión sobre cómo utilizar las tecnologías es un primer paso fundamental, pero ser capaz de aprovecharlas para la innovación es vital en la transformación real de la educación superior (Murray & Pérez, 2014. Citado por Suástegui & Gómez, 2016).

Ahora que está surgiendo una comprensión más profunda del tema, al interior de las Instituciones de Educación Superior se reconoce que con el fin de inculcar la cultura digital en sus estudiantes, deben preparar mejor a su profesorado, siendo los líderes universitarios quienes deben comprender, en primera instancia el amplio abanico de necesidades de TIC de los docentes, antes de diseñar las oportunidades de desarrollo profesional.

A fin de que los docentes puedan integrar mejor la alfabetización digital en los programas, deben recibir formación continua, pero sobretodo, articulada, ya que el fracaso de muchos esfuerzos de formación docente ha estado en la reducción de esta formación a la capacitación, y la reducción de la evaluación de la capacitación a la apreciación de los docentes sobre los cursos.

Para ello, se requiere un liderazgo capaz de crear programas eficaces que consideren diversas dimensiones y actores, que permitan a los docentes tomarse el tiempo necesario para desarrollar nuevas habilidades, no solo en el uso de las Tecnologías, sino de la compleja tarea de educar.

En México, la Estrategia Digital Nacional (EDN), documenta las acciones que el Gobierno de la República se ha propuesto implementar durante el sexenio 2013-2018 para fomentar la adopción y el desarrollo de las TIC, e insertar a México en la Sociedad de la Información y el Conocimiento.

El propósito de la Estrategia Digital Nacional es aumentar la digitalización de este país, para que con ello se maximice su impacto económico, social y político en beneficio de la calidad de vida de las personas. Para esto, la Estrategia se compone de cinco objetivos y cinco habilitadores que, en conjunto, permitirán su digitalización. Ponemos especial énfasis en el objetivo número tres, referido a la Educación de Calidad y que busca:

“Integrar las TIC al proceso educativo, tanto en la gestión educativa como en los procesos de enseñanza-aprendizaje, así como en los de formación de los docentes y de difusión y preservación de la cultura y el arte, para permitir a la población insertarse con éxito en la Sociedad de la Información y el Conocimiento”.

Todo ello, tiene diferentes formas de concreción en un país con realidades políticas, económicas, sociales y culturales tan diversas, donde la masificación de las estrategias en muchas ocasiones se diluye si no hay los mecanismos correctos para que lleguen a sus beneficiarios. En este sentido, es en el Contexto Institucional, donde debe traducirse la intencionalidad plasmada en la planeación educativa nacional.

Esta forma de entender la educación y el aprendizaje, nos centra en la implicación activa y colectiva del estudiante, que realiza una apropiación de recursos culturales, lo que requiere un docente que facilite, medie y acompañe al estudiante en ese proceso.

Es por ello que la Universidad De La Salle Bajío elaboró un Modelo de Formación Docente, explicitando “los principios teóricos y metodológicos que deben guiar a los docentes de la universidad en su práctica al interior del aula” (Universidad De La Salle Bajío, 2008. Citado por Suástegui & Gómez, 2016). Siguiendo la lógica de construcción del Modelo de Formación Docente, los módulos planteados se relacionaron de manera directa con las áreas de formación pedagógica. Además de la experiencia institucional y sus fundamentos filosóficos y pedagógicos.

El cruce de ejes y principios permiten la formación de competencias docentes que se buscan en el Modelo de Formación anteriormente mencionado y que facilitan, de manera básica, enfrentar los retos de la enseñanza de este siglo, apropiándose de los recursos tecnológicos de manera progresiva y creativa que conceda al profesor transferir y diversificar los usos didácticos de los recursos que ya domina.

Las estrategias de Formación Docente en TIC se estructuraron estableciendo una estrecha relación con las áreas del Modelo de Formación Docente: Planeación del proceso aprendizaje-enseñanza, Proceso aprendizaje-enseñanza y Evaluación del proceso aprendizaje-enseñanza; constituyéndose por cuatro módulos iniciales:

  • Inducción a las TIC en Educación,
  • Habilidades básicas para el uso de las TIC en Educación,
  • Las TIC en la gestión de la información desde la práctica docente, y
  • La planeación y seguimiento de la práctica docente a través de las TIC.

Resultados y Conclusiones de la Estrategia de Formación en TIC

Durante el ciclo enero a noviembre del 2016, se impartieron un total de 124 horas-curso. De una base promedio anual de 900 maestros, se registraron un total de 555. De estos, 391 acreditaron los módulos vigentes del Programa, arrojando un resultado del 70 % de eficiencia terminal, de acuerdo con los registros del Departamento de Orientación y Desarrollo Educativo de la propia Universidad.

De modo que el tener un respaldo en el Programa de Formación Docente en TIC, puede permitir a los docentes no solamente una oportunidad para desarrollar recursos educativos innovadores, sino alinear su práctica de manera congruente desde el planteamiento de su finalidad, el desarrollo de sus actividades, los recursos didácticos, los criterios e instrumentos de evaluación y las estrategias de retroalimentación.

La experiencia del Programa de Formación Docente en TIC constituyó también el inicio de un diálogo interdisciplinario que permite a especialistas del área de las tecnologías y del área de la educación construir un lenguaje común, camino que no es fácil, pero que si se tiene claro el objetivo puede lograrse.

Incluso, derivado de esta experiencia, se conformaron de manera natural otros equipos colegiados para el trabajo de proyectos coordinados por el Centro de Educación en Línea, Producción e Innovación Educativa y el Departamento de Diseño Curricular, que han traído a la reflexión nuevos retos institucionales que nos permiten seguir avanzando en el tema de la diversificación de modalidades educativas y, por tanto, la formación docente que ello implica.

 

Referencias

Didriksson, Axel. Universidad y Sociedades del Conocimiento. México: UNESCO-México, 2007.

Johnson, L., Adams Becker, S., Estrada, V., and Freeman, A. (2015). NMC Horizon Report: Edición Educación Superior 2015. Austin, Texas: The New Media Consortium.

Murray, M. C., & Pérez, J. (2014). Unraveling the digital literacy paradox: How higher education fails at the fourth literacy. Issues in Informing Science and Information Technology, 11, 85-100. Recuperado desde http://iisit.org/Vol11/IISITv11p085-100Murray0507.pdf

SEP (2013) Programa Sectorial de Educación 2013-2018. México. Recuperado desde: http://www.sep.gob.mx/work/models/sep1/Resource/4479/4/images/PROGRAMA_SECTORIAL_DE_EDUCACION_2013_2018_WEB.pdf

Suástegui, J.A. & Gómez, T. (2016). Programa de Formación Docente en Tecnologías de la Información y la Comunicación del Modelo de Docencia en la Universidad De La Salle Bajío. En el marco del XXII Congreso Internacional sobre Educación Bimodal (Presencial y a Distancia) TELEDU 2016, incluido en el libro titulado: “Competencias Digitales, Innovación y Prospectiva”.

Universidad De La Salle Bajío (2007). Documento Sintético del Modelo de Docencia.

Universidad De La Salle Bajío (2012). Modelo Educativo.

Univeristy of Illinois at Urbana-Champaign (2008). Recuperado desde: http://www.library.illinois.edu/diglit/definition.html

 

Referencias de imágenes

Esther Vargas. (2014). Recuperada de https://www.flickr.com/photos/esthervargasc/14948871165 (imagen publicada bajo licencia Creative Commons de Atribución-No comercial Genérica 2.0 de acuerdo a: https://creativecommons.org/licenses/by-nc/2.0/).

Administración Nacional de la Seguridad Social. (2012). Recuperada de  https://www.flickr.com/photos/ansesgob/7297634566 (imagen publicada bajo licencia Creative Commons de Atribución-No comercial Genérica 2.0 de acuerdo a: https://creativecommons.org/licenses/by-nc/2.0/).